Los Puelches y Poyas


(Volver)

LOS PUELCHES


Los Puelches del Nahuel Huapi pertenecían a lo que el investigador Rodolfo Casamiquela llamó “los pueblos hídricos”. Estos se asentaban a orillas de ríos y lagos, y las primeras noticias de ellos que nos llegan provienen,  primero de la expedición de Simón de Alcazaba en 1535 a la actual provincia de Chubut, y luego de Hernandarias que hizo contacto con unos indígenas en el valle medio del  río Negro en 1606. El vocablo Puelche  es araucano y quiere decir “Gente del Este”
 
Los Puelches, tanto los del Nahuel Huapi  como los del norte, ubicados entre el Agrio y el sur del Limay, eran cazadores, pescadores y recolectores. Usaban arcos , flechas carcaj  y unas especies de jabalinas.  Eran altos y corpulentos y vestían con quillangos (mantos) de pieles y turbantes de hilos enrollados con redecillas que les cubrían la cabeza y en las cuales enganchaban adornos de plumas.

Sus moradas se construían con ramas y cueros. Cocían la comida y calentaban el agua en unos recipientes de corteza con piedras calientes. Fabricaban canoas con tablas de alerce, cocidas y calafateada,  fácilmente  desarmables para ser transportadas a hombro por los pasos cordilleranos, lo que les permitía interactuar con los Huilliches pero sobre todo con los Chonos del sur de Chile, muy afines a ellos.

A partir del siglo XVII comienzan a desaparecer, primero absorbidos por los tehuelches, sobre todo al sur de Neuquén, y luego por la araucanización.

LOS POYAS

Eran hombres y mujeres muy altos y corpulentos, de tez bastante clara. De temperamento pacífico y dócil, eran nómades que se alimentaban de raíces, frutos y animales que cazaban, principalmente guanacos y avestruces.  Cazaban a pie con arcos y flechas. Con los frutos silvestres hacían una bebida, la chicha, con la cual se emborrachaban  y  a las que agregaban veneno para matar a sus enemigos, como hicieron con los Padres misioneros De la Laguna y Juan José Guillelmo.

Vestían largos mantos de piel, generalmente de guanaco, con un delantal hasta las rodillas las mujeres y un taparrabo de piel para los hombres. También usaban esas pieles de guanaco para armar sus viviendas,  sostenidas por fuertes palos , fácilmente desmontables para trasladar de un lado a otro en sus viajes. 
Con la invasión de los Araucanos ( Mapuches) a partir del siglo XVII, fueron siendo lentamente aniquilados, ya sea en guerras o por medio de mestizaje .

FUENTE
Casamiquela , Rodolfo  “¿Que pueblos indígenas poblaron la Patagonia y la Pampa?”   Fundación Ameghino  2007