La Ciudad de los Cesares


(Volver)
La ciudad de los Césares,  Trapalanda, Trapananda, LinLin o Elelín es una ciudad mítica de América del Sur,  finalmente ubicada en la Patagonia , construida a veces, según las versiones, en un bosque, en una península, en el medio de un lago, en un lugar de una belleza sin igual. Estaba repleta de oro, plata y piedras preciosas, a tal punto que sus calles estaban pavimentadas con adoquines de oro. Sus habitantes poseían además ricas tierras para el ganado y la agricultura.

 La leyenda comenzó en el siglo XVI, durante la conquista española, cuando en 1528, durante la expedición de Sebastián Gaboto al Río de la Plata, el capitán Francisco César partió con catorce hombres, creyendo poder llegar hasta los Andes.  A los tres meses volvieron César y tres de sus hombres, que relataron haber visto una tierra muy rica con “ovejas de Perú” (llamas) y gran cantidad de joyas y metales preciosos. Posiblemente llegaron hasta Córdoba donde había llamas e indios Comechingones influenciados por los Incas que conocían la metalurgia.

Durante el siglo XVI se comenzó a conocer el lugar como lo de César y sus habitantes como césares. Como no lograron encontrarla, empezaron a buscar más al sur y comenzaron a surgir distintas versiones: que unos Mitimaes (colonos incas) se habían fugado al sur argentino llevando grandes riquezas; que sobrevivientes de varias expediciones fracasadas en la zona del estrecho de Magallanes como los amotinados de la expedición de Simón de Alcazaba o los náufragos de del Obispo De Plasencia habían fundado una ciudad en la Patagonia con las riquezas de los incas en ella, y una infinidad más  de rumores e historias.

Durante mas de dos siglos continuó la búsqueda,  con expedicionarios tan importantes como Diego de Rojas explorando desd Tucumán y Santiago del Estero hasta Córdoba, y el Padre Mascardi , creador de la misión del Nahuel Huapi, que según dicen algunos, en esa búsqueda encontró su muerte.